La Justicia porteña ordenó la suspensión de una obra en construcción en un predio de Caballito, donde están proyectados edificios de hasta diez pisos y un shopping a cielo abierto, al considerar que el emprendimiento, denominado «Ciudad Palmera», no se adecua a las normas urbanísticas vigentes en la zona.

La medida judicial fue emitida por el titular del Juzgado en lo Contencioso Administrativo y Tributario 24, Darío Reynoso, quien hizo lugar a una medida cautelar solicitada por el Consejo Consultivo Comunal de Caballito, integrantes de la Junta Comunal 6 y la asociación vecinal S.O.S. Caballito contra el Gobierno de la Ciudad y contra IRSA, propietaria de los terrenos en cuestión, situados en Avellaneda al 1300.

El reclamo de esas organizaciones ante la Justicia surgió, en rigor, semanas atrás, cuando observaron el ingreso de camiones con materiales de construcción y una grúa al predio de la avenida Avellaneda, en el marco de la vigencia de la cuarentena por el coronavirus.