Los coletazos de la dura interna que enfrenta a la diputada Elisa Carrio con un sector del gobierno tuvo un nuevo capítulo en las últimas horas, con portazos y expulsiones de funcionarios cercanos a la fundadora del ARI. El cruce con el Ministro de Justicia Germán Garavano, por sus dichos en relación a los excesos que se están cometiendo en la justicia bajo la figura de prisión preventiva, posiblemente sea apenas un aperitivo de lo que viene como efecto dominó.

El personalismo de Carrió la lleva comúnmente a generar hechos que su entorno más cercano se entera cuando ya están consumados. En esta ocasión, sabiendo que puede representar un punto y aparte en la relación con el PRO, la diputada advirtió a su mesa chica del comunicado que haría público pidiendo juicio político a Garavano. No es su costumbre la consulta previa a los íntimos. La continuidad que están teniendo los hechos marcan la gravedad de la situación.

En las últimas horas trascendió la salida del titular de la DGI, Horacio Castagnola, impulsada por el titular de la AFIP, Leandro Cuccioli, quien decidió remover a varios funcionarios de su área. Advertida Carrió de esta situación pidió especialmente que no toquen a Castagnola y otros dos funcionarios de la DGI. “Son de mi absoluta confianza, necesarios para luchar contra la impunidad”, le expresó al propio Cuccioli. Ante semejante arremetida de la influyente diputada, el número uno de la DGI consultó en peldaños políticos más altos y recibió la bendición para continuar con la remoción de funcionarios. Según publica la periodista Emilia Delfino en el diario Perfil funcionarios que responden a Castagnola le habían entregado un informe, sobre movimientos sospechosos de una cuenta bancaria controlada por Iecsa, a los jueces Marcelo Martínez De Giorgi y Claudio Bonadio, que llevan causas por supuestas irregularidades y coimas que involucran a la empresa ligada a Calcaterra. Esta movida se dio casi en paralelo al cruce con Garavano y dejó enfurecida a Carrió, que el jueves se despachó también contra los jueces que liberaron a Menem de la causa contrabando de armas a Croacia, pendiente desde hace más de dos décadas. “El fallo para absolver al ex presidente Menem demuestra la visceral impunidad que hiere gravemente la República”, expuso Carrió en un tuit de esta semana que fue fatal para sus intereses. El siempre bien informado Jorge Asis sentenció, en su columna televisiva, que los tiempos de la sociedad Macri-Carrio están terminados, asegurando que el gobierno tiene la decisión de poner punto final a esta relación.