El gobierno porteño implementó un llamativo sistema, que define como «alivio de tensión», y lo ubicó en las estaciones de subte para ser utilizado por sus usuarios.

Se trata de un papel plástico envoltorio burbuja, común encontrarlo como protector de productos delicados, que los pasajeros pueden utilizar mientras esperan la llegada del subte. La insólita propuesta es presentada como una ayuda para para calmar tensiones mostrando un instructivo de cuatro pasos para su utilización. En el parlamento se escuchan las primeras quejas por los gastos que ocasiona la implementación de esta propuesta tan particular. El legislador, Leandro Halperín, presentará un pedido de informes para saber cuánto se gastó y cuáles son los motivos que justifican que sea una prioridad. “En tiempos de tormenta la ciudad debería tener otras prioridades”, el diputado del Bloque Evolución.