Por Claudio Leveroni

La impronta que instaló Manzur desde el primer minuto que asumió la jefatura de gabinete lleva un indisimulable sello personal. Dejó la gobernación de Tucumán para darle otra característica al cargo que ocupaba el ahora canciller Santiago Cafiero. Por los pasillos de la Rosada se escuchan más voces. Reuniones repentinas, funcionarios con destacados cargos desfilaron durante esta primera semana por su despacho. También lo hicieron varios gobernadores. La nueva dinámica muestra un frenesí distinto al heredado. No pocos aventuran al flamante Jefe de Gabinete eclipsando la imagen del propio presidente.

Todos debieron madrugar en la primera reunión de ministros de esta nueva etapa del gobierno. Manzur pidió informes de gestión a cada uno, proyección de tareas y les indicó la necesidad de mostrar más y mejor comunicación con despliegue territorial.

Hay un mandato claro, darle valor a la tarea de los intendentes. Tanto en Nación como en provincia de Buenos Aires varios bonaerenses pasaron a ocupar cargos estratégicos. Lo realizado por ellos durante el año y medio de pandemia ha sido encomiable. Acaso, sin distinción de sector político, han sido los grandes protagonistas en la contención de la angustia general que abrazó a la población por el temor al virus.

La declamación tiene acción inmediata en el cordón bonaerense. Manzur y el titular de la cartera de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, estuvieron en Moreno anunciando créditos para mujeres de barrios populares. Los ministros de Axel no le pierden pisada, Andrés Larroque también estuvo (foto). En el distrito del oeste bonaerense habrá una inversión de 5 mil millones para 27 mil receptoras que ampliarán sus viviendas.

Por su lado, el presidente inauguró en José C. Paz un edificio construido con fondos municipales. Allí funcionará la universidad de medicina local. En su discurso el primer mandatario reivindicó en varias oportunidades al jefe comunal, Mario Alberto Ishii. La agenda de Fernández continuaba, después de anunciar el embarazo de su compañera, este viernes en Pilar para lanzar el plan PreViaje destinado a jubilados del PAMI. Alberto finalmente no fue, Manzur ocupó su lugar junto al gobernador bonaerense.

La oposición por derecha está inquieta. Teme que esta impronta nueva del Ejecutivo Nacional le haga perder la imagen ganadora que alcanzó en las últimas primarias. Se muestra junta, aunque no encuentra una propuesta a la altura de las circunstancias. Un pasado muy reciente la condena. Crecer o decrecer no depende de ella, más bien es el resultado de lo que haga, o no, el gobierno nacional.

La justicia aporta lo suyo. Volvió a tropezar con la piedra de sus propias miserias. Las características que tuvo la elección del presidente de la Corte Suprema este jueves no registra antecedentes similares. Un escalón vergonzoso en el ascenso hacia una imagen absolutamente desprestigiada que acumula el máximo tribunal de la nación. Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz se auto votaron como presidente y vice del organismo, propuestos por un tercer miembro, Juan Carlos Maqueda. Los otros dos integrantes del Tribunal se ausentaron. Ricardo Lorenzetti argumentó su asistencia a una jornada virtual del Instituto Internacional para la Unificación del Derecho Privado, y Elena Highton de Nolasco solicitó una prórroga que no fue concedida.

Ambos integrantes de la dupla, que ahora surge como mandante, llegaron a la Corte propuestos por Macri en el ejercicio de la presidencia. Inicialmente fue a través de un insólito DNU, con la intención de sortear el proceso constitucional establecido para ocupar vacantes en ese ámbito. Finalmente, sus pliegos fueron aprobados por el Senado.