Un informe del Banco Central da cuenta que la fuga de divisas en el mes de agosto, tras las elecciones primarias, llegó a los 5.900 millones de dólares. La entidad puntualiza sobre este comportamiento que “el aumento inicial de unos US$ 300 millones hasta el 9 de agosto fue revertido por la caída de US$ 5.900 millones durante el resto del mes. Esta caída se dio tanto por transferencias al exterior (“operaciones de canje”, que totalizaron US$ 3.400 millones en el mes), como por extracciones de efectivo”. El Central detalla que las personas que demandaron moneda extranjera para atesoramiento y viajes al exterior, compraron de forma neta 1.873 millones de dólares. Muchas empresas y ahorristas decidieron sacar sus depósitos del sistema financiero argentino. Los depósitos privados en moneda dura arrojaron una caída en agosto de US$5.900 millones post PASO, mientras que previo a las elecciones primarias hubo un aumento de US$300 millones.