Una pena que no hayan sido todos. Pero, la mayoría de los pilotos de la Fórmula 1, encabezados por Lewis Hamilton, se unieron hoy a la lucha contra el racismo y se manifestaron con la rodilla contra el suelo en la previa de la largada del Gran Premio de Austria, que ganó el finlandés Bottas.

Se solidarizaron catorce de los veinte pilotos hicieron el gesto de la rodilla en el suelo que simboliza la lucha contra el racismo, mientras que los otros seis se quedaron de pie. Hamilton, el impulsor de la movida, lució una camiseta con la leyenda «Black Lives Matter», mientras que otros utilizaron otras que decían «End Racism».

Lejos de mostrar acompañamiento con el gesto estuvieron el holandés Max Verstappen (Red Bull), el monegasco Charles Leclerc (Ferrari), el español Carlos Sainz Jr, el ruso Daniil Kvyat (AlphaTauri), el italiano Antonio Giovinazzi (Alfa Romeo) y el finlandés Kimi Räikkönen (Alpha Romeo) decidieron quedarse de pie.