La empresa de venta de electrodomésticos Ribeiro cerró la sucursal del barrio porteño de Flores y comunicó a los empleados que serán reubicados en otros locales que tiene la firma. Ribeiro es una compañía familiar, que tiene sus orígenes en la ciudad de Villa Mercedes, San Luís, donde comenzó sus actividades comerciales en 1910 como joyería y relojería, incorporando años más tarde la comercialización de una extensa variedad de productos artículos para el hogar. Desde hace casi un año comenzó a dar señales de estar afectada por la crisis económica que abraza al país, con una notable baja en sus ventas. Así lo manifestó la empresa en estas horas señalando, ante escribano, que es víctima de «crisis económica generalizada». Sus empleados denuncian que no están cobran regularmente sus sueldos