Esta semana quedará aprobado el presupuesto 2021 en el senado luego del dictamen que obtuvo en comisión. Uno de los principales soportes conceptuales del mismo plantea desarrollar una mayor disponibilidad de recursos públicos para impulsar la actividad económica. Tal como manifestó el ministro Martín Guzmán la obra pública será determinante para estimular el andamiaje productivo nacional. Los recursos que se destinarán para esta tarea saldrán mayoritariamente del direccionamiento de fondos que hubiesen sido destinados al pago de compromisos externos, postergados cuatro años tras la negociación con bonistas locales y externos. Un cálculo del mismo señala que Argentina debía destinar el 2,8% del PBI para afrontar los vencimientos del próximo año. Como eso no ocurrirá ese porcentual el gobierno lo destinará mayormente (2,1) a la obra pública. El resto ira para educación (0,3), salud (0,2) y ciencia y tecnología (0,2).