El encuentro justicialista convocado por el senador rionegrino Miguel Ángel Pichetto, en Gualeguaychú, no logró convocar a ningún gobernador del sector. Más aún, el titular del Poder Ejecutivo de Entre Ríos, Gustavo Bordet, no solo pegó el faltazo, por la mañana se reunió con el Presidente Mauricio Macri.

Bordet dejó una postal que podría tomarse como un desaire al llamado de Pichetto, quien es duramente cuestionado por sus colegas de bancada por sus negociaciones con el gobierno, realizadas sin consultar con el resto de sus pares del mismo espacio político. A la cita asistieron pocos representantes, entre ellos los senadores Rodolfo Urtubey (Salta) Guillermo Snopek (Jujuy), Carlos Caserio (Córdoba), Carlos Camau Espínola (Corrientes) y los diputados Pablo Kosiner (Salta), Diego Bossio (Buenos Aires) y Martín Llayrora (Córdoba), todos pertenecientes al bloque Argentina Federal, formado en ambas Cámaras. Por el massismo, José Ignacio de Mendiguren y Daniel Arroyo, por Buenos Aires y Marco Lavagna (CABA), entre otros. Del randazzismo acudió Florencia Casamiquela. El anfitrión es el legislador entrerriano Pedro Guillermo Guastavino.

Consultado por Radio Nacional Pichetto reflexionó después de la reunión: “Tenemos que analizar, debatir y generar mecanismos de reemplazos de nuevos liderazgos. Nosotros nos reconocemos con una identidad del peronismo pero también creemos que el camino va por la construcción de tipo frentista”.