Si bien aún el anunció no es oficial se espera que este viernes el Presidente haga pública la característica que tendrá el nuevo período de una cuarentena que ya, desde hace varias semanas, no es tal. Hoy, jueves, el Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, llegarán hasta Olivos para informarle a Alberto Fernández lo acordado en el encuentro que tuvieron ayer en Parque Patricios.

Es un secreto a voces que todo seguirá casi igual, con más flexibilización en la Ciudad, acorde a la estrategia que se ha propuesto la franja opositora al gobierno nacional. Desde Juntos para el Cambio se decidió que una forma de minar el camino electoral del oficialismo es sostener un mensaje que coloque sus decisiones como parte de su matriz de sesgos autoritarios. En ese contexto señalan al aislamiento sanitario, fijados en los DNU firmados por el presidente, como un cercenamiento a las libertades, un acto fascista expresó hace pocas horas Elisa Carrio. En esa línea se mueven también varios Jefes comunales, como los de San isidro y Vicente López, que acordaron liberar la costa (foto) para fogonear juntadas comunitarias. Una estrategia que está dejando consecuencias tan graves como mortales. Más de 7600 nuevos contagios diarios en todo el país que se concentran,mayormente en el AMBA. Hay 1.662 pacientes en terapia intensiva y la ocupación de camas en terapia es del 68,4 en esta región.

En la conferencia de prensa de ayer el presidente Fernández reconoció que prácticamente no hay cuarentena, destacó que ahora la responsabilidad social es la que manda, el comportamiento de la gente es la que marcará el camino de crecimiento o no del número de casos. Casi un reconocimiento del éxito que tuvo el mensaje, capitaneado por medios opositores, de los anticuarentena.