El próximo jueves 25 el gobierno porteño buscará sancionar la ley que le permita a la Ciudad de Buenos Aires tener su propio código electoral después de 22 años de haber declarado su autonomía. Necesitará reunir voluntades ajenas a su propio bloque compuesto por 34 legisladores.

El proyecto será ley si tiene el visto bueno de al menos 40 legisladores, de los 60 que tiene el parlamento. La diputada Natalia Fidel (Vamos Juntos) se muestra confiada en superar holgadamente esa cifra. “Hay mucho consenso. Estamos trabajando en este tema desde hace varios meses. Hemos llegado a acuerdos sobre los puntos que aparecían como más conflictivos”.  La legisladora resalta que “lo más importante, lo más innovador es la creación del Instituto de Gestión Electoral que tendrá un director (aprobado por la Legislatura con el 2/3 de los votos) y un suplente, y en segundo término habrá un Tribunal Electoral. Es algo inédito en Argentina. Se trata de un Instituto especializado en la administración de las elecciones. Es un cambio de paradigma muy fuerte porque hoy el Poder Judicial es quien administra las elecciones”.  El código electoral propuesto plantea paridad de género en las listas, debate obligatorio de los candidatos y mantiene la potestad del Jefe de Gobierno de poner la fecha de las elecciones, “podrá hacerlo junto a las nacionales o no. Si decide separarlas deberá anunciarla con 185 días de anticipación”. Otro dato distintivo de la propuesta será el empadronamiento automático de inmigrantes para que los residentes de más de tres años puedan votar, un ejercicio que será optativo y no obligatorio. Esta novedad afecta a unas 300 mil personas. En cuanto al sistema de votación se mantendrá la boleta única de papel con posibilidad de incluir tecnología.  Donde no hubo acuerdo, dejando la promesa de discutirlo el año próximo, es el financiamiento de partidos. Se mantiene el esquema actual, es decir financiamiento público con personas físicas. Todo indica que la propuesta del nuevo código electoral ha sido consensuada con varios bloques y tendrá el acompañamiento de los legisladores encuadrados en Unidad Ciudadana y Bloque Peronista. Los radicales de Evolución esperan obtener algunas modificaciones más antes de dar el sí, según manifestó Juan Nosiglia al ser consultado por CP. Los cinco legisladores de los bloques de izquierda no acompañarán la iniciativa.