La legislatura porteña aprobó en sesión ordinaria de este jueves una ley por la que se habilita la concesión del sistema de transporte público en bicicletas. Según describió la diputada del PRO Cristina García ya no dependerá más del estado, pero seguirá siendo gratuito, habrá 400 estaciones que es el doble de las que hay en la actualidad y 4000 nuevas bicicleta.

El sistema, que en la actualidad cuenta con el respaldo económico y financiero del estado porteño, pasará a manos privadas con un subsidio equivalente al 22% del costo operativo. Quien gane la licitación tendrá la posibilidad de explotar publicitariamente las estaciones y las bicicletas que serán nuevas y financiadas por el nuevo concesionario. El proyecto contó con el apoyo de los 34 legisladores propios que tiene el oficialismo y también de otros 15 legisladores de los bloques Unidad Ciudadana, Peronista, socialista y Mejor Ciudad. Los cinco legisladores del Bloque Suma + se abstuvieron y tres representantes de la izquierda se opusieron.