El gobierno porteño dio marcha atrás con el recorte de 785 millones de pesos a los comedores populares. Lo hizo después de haberla publicado en el Boletín Oficial días pasados afectando el funcionamiento de comedores de los barrios más empobrecidos de la Ciudad.

La Resolución, que había sido dictada por el Subsecretario de Hacienda, Arengo Piragine, establecía “readecuaciones presupuestarias que son imprescindibles para el normal desarrollo de las actividades del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”, estipulando la subejecución del dinero. La diputada porteña Lorena Pokoik (Frente de Todos) denunció públicamente esta determinación del gobierno de la Ciudad que afectaba a 54 mil personas de barrios vulnerables que se alimentan diariamente en estos lugares. Según la Resolución N° 461/SSHA/20 publicada en el Boletín Oficial, el dinero iba a ser destinado al servicio de subtes.

Consultada por CP la diputada señaló, “una vez que la denuncia tomó difusión, funcionarios del gobierno se pusieron en contacto conmigo diciendo que lo publicado en el Boletín había sido un error. No existen errores que se publican en el Boletín Oficial, antes de ser difundido pasa por muchísimas manos y es revisado una y otra vez”, detalló Pokoik.