En base a información suministrada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la AFIP está investigando 950 cuentas bancarias de argentinos que se encuentran en el exterior con saldos que superan el millón de dólares y no figuran en las declaraciones juradas del impuesto a los Bienes Personales de sus titulares. Voceros de la AFIP estiman en 2.600 millones de dólares el acumulado en estas cuentas enmarcadas en el delito de evasión fiscal. La OCDE es un organismo creado en 1961 de cooperación internacional, compuesto por 36 Estados. Su sede central se encuentra en el Château de la Muette en París y tiene por objetivo coordinar políticas económicas y sociales entre las naciones que lo integran.

El dato llamativo del informe que entregó la OCDE es que lo hizo hace más de dos años sin que la administración de Mauricio Macri tomara cartas en el asunto. En ese entonces Alberto Remigio Abad era el titular de la AFIP, no se descarta la posibilidad de iniciar una investigación judicial que busque determinar porque no utilizó esa información que recibió para reclamar el pago de impuestos y las multas correspondientes a sus titulares. Las cuentas informadas pertenecen a personas o grupos familiares.

No es la primera vez que la AFIP investiga cuentas bancarias utilizadas para fugar dinero. En la actualidad la Justicia Penal Tributaria lleva adelante varias causas que investigan la arquitectura montada por grandes bancos internacionales para fugar divisas. Una de ellas surgió después que Hevré Falciani, un ingeniero en sistemas italofrancés que trabajó diez años en el HSBC en Ginebra, Suiza, copió datos de 130 mil cuentas secretas en las que descansaban miles de millones de dólares y euros no declarados. El experto en informática huyó con 60 mil archivos a Francia, donde entregó la información a las autoridades fiscales de ese país. En el listado había 4.040 cuentas de argentinos entre quienes figuraban directivos de los principales grupos concentrados del país. Es la causa por delitos económicos más grande del país que navega hacia el mar de la indefinición, con 222 imputados por asociación ilícita, lavado de dinero y evasión agravada por la fuga de más de 3.500 millones de dólares.