El gobernador Axel Kicillof ofreció una conferencia de prensa, junto a su ministro de Economía y Finanzas, Pablo López, para explicar la imposibilidad de afrontar vencimientos de la deuda bonaerense próximo a vencer. Comentó que le propuso a los tenedores del bono BP21, un título de 277 millones de dólares en concepto de intereses y amortización, que vence el 26 de enero, diferir el pago del capital al 1º de mayo.

Los compromisos que tiene la provincia representa un verdadero desafío para las nuevas autoridades, entre2020 y 2022 debe pagar 8 mil millones de dólares. Es la dura herencia que heredó de la administración de María Eugenia Vidal que de manera irresponsable tomó créditos en dólares para obra pública a realizar en pesos. La devaluación de la moneda argentina dejó obras carísimas, inconclusas y una deuda impagable.

“Lo que estamos diciendo es que lo que sucede en la Provincia es un capítulo más de lo que sucede a nivel nacional, tras la gestión del presidente Macri”, detalló el gobernado explicando que este año su administración enfrenta vencimientos por 2900 millones de dólares, de los cuales un tercio fue deuda contraída durante la gestión de María Eugenia Vidal. El gobierno propuso pagar los intereses (27 millones de dólares) en el primer vencimiento del próximo 27. Los acreedores deben responder a más tardar el 22. «Deuda elevadísima y caja insuficiente son los factores que hacen que hayamos pedido a los tenedores de deuda que pospongan el pago de capital, no de intereses, hasta el 1 de mayo, senenció Kicillof».