Axel Kicillof, anunció la creación de 1350 nuevas plazas dentro de un plan de ampliación de la infraestructura de servicio penitenciario de la provincia de Buenos Aires que requerirá una inversión de ochocientos millones de pesos para a ampliar el sistema.

En el marco de este anuncio el gobernador, en conferencia de prensa volvió a ratificar este martes que las detenciones domiciliarias son determinaciones que corresponden al Poder Judicial agregando, «hay una campaña cuyo objetivo no es solamente dañar, sino que trata de generar miedo y angustia”. Kicillof se refirió así a las noticias falsas publicadas por medios y comunicadores opositores al gobierno hablando de una liberación masiva de presos ordenada por el Poder Ejecutivo tanto de la Nación como de la Provincia.

En medio de esta campaña opositora el gobernador destacó que recibió «una situación penitenciaria de emergencia, declarada por el gobierno anterior, y una huelga de hambre de más de quince mil internos. No se pagaban alimentos, ni medicamentos. Nos abocamos a resolver esta situación”.

Kicillof estuvo acompañado en la reunión de prensa por los ministros de Justicia, Julio Alak, y de Seguridad, Sergio Berni.