“Nunca más a un endeudamiento insostenible. Nunca más a la puerta giratoria de dólares que ingresan por el endeudamiento y se fugan dejando tierra arrasada su paso”, afirmó el presidente Alberto Fernández en uno de sus tramos más sobresaliente al dejar inauguradas las sesiones ordinarias de este año en el Congreso Nacional. “El propio Fondo Monetario Internacional ha señalado que la deuda Argentina no es sostenible. De ese modo nos ha dado la razón en lo que hemos venido planteando con persistencia durante todo este tiempo”, resalto Fernández haciendo especial referencia al brutal proceso de endeudamiento que sufrió el país en los últimos cuatro años.

“Debemos enfrentar una deuda pública récord en monto y concentración temporal de vencimientos”, describió el primer mandatario en un discurso que duró más de una hora 19 minutos, en el que no esquivó hablar de la deuda externa destacando la necesidad de saber a donde fue a parar tanto dinero, para resaltar que la justicia deberá investigarlo. “Hemos encontrado una situación extremadamente delicada recibimos un país dañado en su tejido social y productivo”. Puntualmente sobre la justicia afirmó: “Venimos a ponerle fin a la designación de jueces amigos, a la manipulación judicial, a la utilización política de la justicia y el nombramiento de jueces dependientes de poderes inconfesables de cualquier naturaleza”, y agregó “en la Argentina ya no hay lugar para los privilegios. Por eso enviamos el proyecto de ley de modificación de los regímenes jubilatorios especiales”

Fernández también ratificó su intención que la sociedad debata nuevamente la legalización de la interrupción del embarazo. “Dentro de los próximos 10 días presentaré un proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo que legalice el aborto en el tiempo inicial del embarazo y permita a las mujeres acceder a ese derecho cuando toman la decisión de abortar”.