Las fuertes internas que vive la Alianza Juntos por el Cambio en su reacomodamiento hacia las elecciones del 2023, podría desencadenar una división que quiebre definitivamente la unidad mantenida hasta estos días.

La catarsis se introduce dentro de cada fuerza política que compone la alianza. En el Pro con la puja entre Larreta y Bullrich, teniendo a Macri como espectador privilegiado y cada vez más alejado de cualquier intento de volver a luchar por regresar a la Casa Rosada. Así y todo, el ex presidente mantiene poder de fuego propio, económico y mediático, que lo mantiene arriba del escenario principal.

En la UCR el panorama es igualmente complejo. La mesa de conducción del Comité Nacional de la UCR convocó para el próximo viernes 17 al Plenario Constitutivo del partido para la elección de sus autoridades para el período 2021-2023. La presidencia que dejará el mendocino Alfredo Cornejo es un lugar apetecible y deseado por el jujeño Gerardo Morales y el senador porteño Martín Lousteau, que llega a esa instancia impulsado por el siempre operador influyente Enrique “Coti” Nosiglia.

La puja en el centenario partido ya llevó a una división del bloque de diputados anunciada este lunes con un comunicado del sector “Evolución” resaltando que no acepta al cordobés Mario Negri como Jefe de Bloque. La determinación se completa con el anuncio de 15 diputados que tendrán bloque propio. Una estrategia que tiene a Nosiglia como cabeza inspiradora.