El fundador de WikiLeaks Julian Assange (47), que permanecía en la embajada de Ecuador en Londres desde 2012, fue detenido este jueves por la policía inglesa.

El hecho sucedió este jueves después que Ecuador le quitara el asilo diplomático con la aprobación del presidente Lenin Moreno.  Assange fue trasladado a una comisaría del centro de Londres a la espera de comparecer ante un juez. Desde Ecuador si comunicó que el ingreso de las autoridades inglesas a la embajada fue consensuado entre ambos países aclarando que Assange no será extraditado a un país donde enfrente «torturas o pena de muerte». Las imágenes televisivas difundidas en el momento del arresto, muestran a Assange resistiendo la medida, infiriendo que no fue parte del acuerdo. El ex presidente Rafael Correa criticó con dureza la determinación del primer mandatario de su país. Escribió en redes sociales: “La entrega de Julian Assange, arrastrado por la policía británica luego de ingresar a nuestra misión diplomática para poder removerlo, es una vergüenza nacional y un error histórico que dejará una profunda huella en el Ecuador por mucho tiempo”. En un segundo mensaje Correa agregó, “tras la vergüenza por la entrega de Julian Assange y la violación a los DD. HH. y normas internacionales, que sepa el mundo que esa es una práctica generalizada de Lenin Moreno en nuestro país y que los ecuatorianos no aprobamos su proceder pues tiene menos del 12% de aprobación”.