Casi un centenar de presos fabricaron 85 mil barbijos en 12 talleres textiles de cárceles bonaerenses en el último mes para ser distribuidos entre el personal penitenciario que mantiene contacto con los detenidos y los profesionales de la salud. La información dada por el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) destaca que se trata de un emprendimiento que comenzó el mes pasado «como respuesta al plan de contingencia que se elaboró desde la Dirección Provincial de Salud Penitenciaria del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos bonaerense y que busca evitar el ingreso y propagación del Covid-19 en los centros de detención».

Los barbijos fueron confeccionados en talleres textiles instalados en las Unidades 1 Olmos, 6 Dolores, 7 y 52 Azul, 8 Los Hornos, 9 La Plata, 13 Junín, 19 Saavedra, 38 Sierra Chica, 41 Campana, 46 San Martín y 51 Magdalena.

Los protectores se realizan con tela de friselina de 60 y 70, doble capa, que cuenta con la certificación de bioseguridad evaluada por el área de Salud Penitenciaria, precisó un comunicado.