El Gobierno de la Ciudad envió este jueves al parlamento de la ciudad la reforma del Código Urbanístico. Se trata de una norma que regula dónde, cuánto y con qué criterios se debe construir en el distrito. También, remitió el decreto de necesidad y urgencia que suspende por seis meses la entrega de permisos de obras para edificios de altura.

En sus características principales el proyecto limita la construcción de torres en la ciudad y establece alturas máximas de construcción que respeten la identidad de cada barrio. Habrá solo seis alturas máximas (en la actualidad son 27) y el 70% de la ciudad tendrán menos de 5 pisos con un máximo permitido de 13 pisos. Se mantendrán 39 áreas de protección histórica. Los proyectos serán debatidos por los diputados de las comisiones de Asuntos Constitucionales y Planeamiento Urbano en las próximas semanas y requerirán de, al menos 31 votos afirmativos para su sanción.