El Informe de Evolución del MULC entregado este martes por el Banco Central arroja un dato que sobresale. Por primera vez en cuatro años en la entidad que atesora las reservas del país ingresaron más dólares de los que salieron. Es lo que arroja el balance de diciembre producto de las restricciones existentes para la adquisición de dólares, tras el cepo impuesto en las postrimerías del gobierno de Macri, más el 30% establecido como impuesto para la compra de moneda extranjera tras la asunción de Alberto Fernández.

Si bien la cifra no es significativa en ese balance de compra y venta de divisas en diciembre, marca una tendencia forzada por las restricciones existentes. La gestión Macri dejó escapar la friolera de 26.870 millones de dólares a lo largo de todo el año (más de 22 mil millones fueron entre la elección primaria de agosto y la general de octubre). El endeudamiento y despilfarro de divisas han sido dos características de las más dañinas dejadas por el gobierno de Macri. En los cuatro años de su administración se escurrieron de las reservas argentinas en el Banco Central más de 88.000 millones de dólares.