Corina de Bonis, la maestra de la escuela 801 de Moreno secuestrada y torturada este miércoles en horas de la tarde, habló con los medios de prensa señalando, «no tenemos banderas políticas. No criticamos ni al gobierno actual ni al que se fue, y lo que hacemos lo hacemos por los pibes.

Enemigos no tenemos o no lo sabemos, pero, efectivamente, a alguien le molesta». La docente, además de su tarea como maestra, asume un compromiso diario junto a las madres del barrio con ollas populares donde se alimentan los pibes de la zona. Conmocionada por la traumática situación que atravesó, al ser introducida por la fuerza en un auto, le colocaron una bolsa en la cabeza y le tatuaron con un punzón en el abdomen la frase “ollas no”, Corina comentó algunos detalles sobre lo sucedido para no entorpecer la investigación policial «Fue por un trayecto corto, pero el suficiente como para asustar, y mucho», contó. Si bien no fue confirmado algunas versiones señalan que el auto está identificado gracias a una filmación. Corina había recibido amenazas, al igual que otras compañeras con las que realiza tareas solidarias, días previos al secuestro de este miércoles. La denuncia fue radicada en la UFI 5 de Moreno.