El Ministro de Economía, Martín Guzmán, participó este jueves en la reunión plenaria del Comité del Fondo Monetario Internacional (FMI), donde destacó la necesidad de aplicar medidas de alivio para los países de ingresos medios, en el marco de los efectos en la economía generados por el COVID-19.

Durante su intervención precisó que “el 75% de la población mundial vive en países de ingresos medios y el 62% de la población en situación de pobreza vive en países de ingresos medios”. “Estos países también están sufriendo mucho por la crisis actual y no cuentan con los instrumentos que tienen las economías avanzadas. Por tanto, es importante no olvidar a este grupo de países”, sostuvo Guzmán, al tiempo que destacó que “necesitamos una distribución más equitativa de las vacunas para tener una recuperación equitativa y sostenible”.

Con respecto a los Derechos Especiales de Giro (DEG), el Ministro reiteró que “la Argentina apoya firmemente la nueva asignación general por un monto de 650.000 millones de dólares, debido a que ayudará a proporcionar a los países en desarrollo la liquidez que tanto necesitan”, y agregó que “es importante que encontremos el mecanismo para reasignar los DEG no utilizados a los países que los necesitan, no solo a los países de ingresos bajos, sino también a los países de ingresos medios”, agregó.

Asimismo, el titular de Economía se refirió a “la importancia de la asistencia técnica del FMI en los procesos posteriores de reestructuración de la deuda soberana”, y resaltó que “la Argentina reestructuró su deuda con acreedores privados en 2020”.

Además, el Ministro afirmó que “es muy importante tener una revisión de la Política de Límites de Acceso y Recargos del FMI” debido a que “penaliza a los países en las circunstancias más adversas, es regresiva y procíclica, como se indica en el Comunicado del G-24”. En este sentido, el Ministro señaló que “esta política debe revisarse y, mientras tanto, una suspensión de los recargos ayudaría a los países en dificultades”.

Finalmente, Guzmán remarcó “la importancia de incluir el cambio climático como uno de los objetivos de las acciones del FMI”, y aseguró que “los países deberán implementar reformas que preparen a sus sectores exportables para competir en una economía global que penalizará la producción que dañe el medio ambiente”. Finalmente señaló que “la economía de mercado por sí sola no resuelve el problema de construir y proteger los bienes públicos y la financiación del mercado no será suficiente para dar a los países el espacio de financiamiento necesario para adoptar las reformas que se necesitan para la acción climática”.