El ministro de Salud, Ginés González García, se despachó con una definición terminante respecto de la realización de las elecciones primarias abiertas simultáneas y obligatorias (PASO) previstas para agosto. Las consideró «un riesgo innecesario» en el contexto de pandemia agregando que «todo lo que pueda ser evitable, debe ser evitable». En este contexto el ministro consideró necesario su postergación para evitar la concentración de personas hasta tanto no se logre una vacunación bien masiva.

La posibilidad de suspender por única vez las PASO quedó descartada por el gobierno ante la negativa de la oposición. Por estos días se avanza con postergarlas al menos un mes, trasladarlas a septiembre. Esa idea podría ser considerada y aprobada por la principal fuerza de oposición cuyos legisladores son necesarios para alcanzar el número de votos que permitan modificar la fecha electoral no solo a nivel nacional, también en cada una de las provincias.