Los productores frutiortícolas de distintas regiones del país realizan un frutazo en Plaza de Mayo buscando así llamar la atención del gobierno nacional ante la crisis que está atravesando la actividad. 20 mil kilos de Peras y manzanas del alto Valle y Neuquén, y alrededor de mil cajones con cítricos de Entre Ríos se reparten frente a la Casa Rosada.

Los productores se quejan afirmando que son los más perjudicados en la cadena de precios, recibiendo solo el 10% de lo que abona el consumidor. Señalan que, en promedio, en 2018 recibieron $4,5 por kilo de fruta. Los productores del Alto Valle le piden al gobierno un subsidio de $1,50 por kilo de fruta cosechada. Las posibilidades de obtener ese beneficios son escasas. El secretario de Agroindustria de la Nación, Miguel Etchevehere, señaló “No nos sentaremos a conversar en estas condiciones”, refiriéndose a la protesta de este martes.