El ministro de Interior, Rogelio Frigerio, volvió al escenario mediático al confirmar  este jueves que el Gobierno no aceptará retrotraer las tarifas valores de noviembre de 2017 y minimizó el impacto político que pueda tener su el veto.

En declaraciones radiales el funcionario señaló que no cree que estemos en la antesala de un tiempo con mayor conflictividad social, destacando que el gobierno trabaja para que eso no ocurra, “dependerá de lo que podamos mostrarle a la sociedad en términos de trabajo conjunto con sectores de la política más allá de Cambiemos», comentó. Al ser interrogado por las movilizaciones masivas de las últimas horas las enmarcó como parte de un raid partidario. «El tema de la calle dura a veces tiene que ver con cuestiones objetivas de la realidad y muchas veces también con intencionalidades políticas».