El Ministro del Interior, Rogelio Frigerio, comenzó a timonear las negociaciones para acordar una nueva ley de presupuesto con la intención de bajar el déficit tal como se estableció en el acuerdo firmado con el Fondo Monetario Internacional.

En declaraciones realizadas al diario Perfil se mostró optimista, aunque entiende que no será igual que años anteriores. “Hasta ahora siempre hemos podido llegar a un acuerdo. En este caso es más complejo porque habrá una reducción importante del déficit fiscal, en línea con los compromisos que asumimos”.  Frigerio destacó que, por estos días, el tema se está debatiendo internamente dentro de la alianza Cambiemos, recién después de tener consenso puertas dentro, se abrirán las negociaciones con otras fuerzas. “Hay conciencia en la mayoría (de los sectores políticos) que no se puede vivir eternamente de prestado”.

Por su lado el jefe del bloque peronista en el Senado, Miguel Ángel Pichetto, adelantó que el gobierno debe tener «cierta cuota de flexibilidad» en la estructuración del presupuesto. «La prórroga sería un grave error y tendría una lectura muy negativa en el marco internacional y fundamentalmente en el FMI», señaló en un reportaje publicado por el diario Clarín, aclarando que la reducción del déficit debe reconocer límites, «los sectores más débiles no pueden ser tocados», puntualizando a «jubilados, el sistema de asignaciones, el gasto de seguridad social».