La oposición busca fortalecer su presencia en la Cámara baja fijando una postura contraria a mantener la posibilidad de sesiones virtuales como las tres últimas que se han desarrollado para abordar temas relacionados a la pandemia. El protocolo establecido para tal funcionamiento concluyó el último miércoles.

Representantes de las distintas fuerzas que conviven dentro de la alianza Juntos por el Cambio están señalando que, de aquí en más, solo avalarán sesiones presenciales. En realidad, esta postura ya fue fijada por el radicalismo, a través del diputado Alfredo Cornejo (titular de la UCR nacional) y del legislador del PRO Jorge Enriquez. “Tenemos que sesionar de manera presencial”, esgrimió el mendocino después de la última sesión en la que su par de bancada Fernando Iglesias abandonó el recinto contrariado por un cruce con el titular de la Cámara, Sergio Massa.

Una postura menos drástica plantea la Coalición Cívica. Su jefe de bancada, Maximiliano Ferraro, dejó abierta la posibilidad de un entendimiento. “Para la CC el protocolo está vencido. Tendrá que debatirse en la Comisión de Labor Parlamentaria. Hay que rediscutirlo, su tiempo. Las sesiones virtuales no se pueden hacer con temas controversiales y de mucho debate”, respondió ante la consulta de CP. Ferraro deja en claro que las sesiones virtuales “sirven con temas de amplio consenso”.

El oficialismo está decidido a negociar la continuidad del modismo virtual en el parlamento hasta tanto la cuarentena, con sus distintas características, se mantenga. Nadie habla de corto plazo. El aislamiento se quedará todavía un tiempo más. El peronismo deberá amalgamar intereses con la oposición, también tendrá que hacerlo en la Cámara alta donde es más holgada la mayoría que tiene.