En momentos de máxima tensión en la investigación sobre espionaje ilegal que lleva adelante el juez Alejo Ramos Padilla teniendo, bajo sospechas de estar involucrados integrantes de la justicia federal, se conoció en las últimas horas otra escucha ilegal. Las víctimas fueron el ex secretario de comercio Guillermo Moreno y Alessandra Minnicelli, esposa del ex Ministro de Planificación Julio de Vido. 

La comunicación telefónica fue puesta al aire por el canal oficialista TN quien buscó darle valor a la misma relacionándola con la causa de las fotocopias que tiene en su despacho el juez Bonadio y al cuestionado Carlos Stornelli como fiscal. El abogado de De Vido, Maximiliano Rusconi, afirmó que se trata de un acto vergonzoso que «no tienen ninguna relevancia jurídica el contenido de esa escucha, con lo cual no se sabe por qué se hace” agregando que  “ es una falta de ética atroz que se metan de ese modo en la intimidad. Si son escuchas judiciales son a un efecto judicial y no para difusión periodística». Rusconi comentó que los periodistas que la dieron a conocer deberán explicar la relación que tienen con el juez que ordenó las grabaciones. Las escuchas, para ser legales deben ser ordenadas por un juez, y las partes que no están relacionadas con el delito investigado deben ser eliminadas. Por su lado Moreno señaló, «lo que hablé con Lali Minnicelli es público, lo digo en todos los actos desde hace ocho meses. Se equivocan en todo, ahora también en la comunicación».