Además de legislador porteño, que transita por su octavo año consecutivo en una banca del parlamento de la ciudad, Maximiliano Ferraro es el actual titular nacional de la Coalición Cívica. Es un referente central de la estructura política que fundó Elisa Carrio, como tal asegura que dentro de la alianza gobernante no existen sectores que quieran correr a Macri de la carrera para su reelección presidencial. “No hay nadie, desde dentro de Cambiemos, que impulse un plan V o H”, señala en charla con CP, puntualizando que quienes plantean esa idea son sectores corporativos del empresariado y del periodismo.

-¿Larreta podrá ser candidato a presidente?

En la Coalición Cívica no analizamos ningún plan V ni H. Ratificamos lo que venimos sosteniendo, trabajamos para un fortalecimiento de Cambiemos acompañando la posibilidad de reelección de Mauricio Macri. Lo hacemos con un sentido autocrítico porque no desconocemos que estamos atravesando uno de los meses más difíciles de la gestión del presidente. Reconocemos que se cometieron errores, pero también ponemos énfasis en algunas decisiones estructurales que creemos fueron las acertadas para promover un cambio sustancial para que Argentina tenga en los próximos años una mejora institucional y confianza económica, entre otros beneficios. Entendemos que hay mucho análisis periodístico, y que muchos sectores corporativos estén pensando un plan alternativo, pero ratificamos nuestro apoyó a la candidatura de Macri.

-¿No hay sectores dentro de Cambiemos que juegan un plan electoral alternativo?

No, dentro de cambiemos no. Los hay en otros sectores corporativos

– ¿Que sectores?

Empresarios, periodísticos que juegan a la política para influenciar en las agendas y en las decisiones estratégicas de los espacios políticos.

– En caso de ganar Macri las elecciones, la Coalición Cívica seguirá sin reclamar espacios dentro del Gabinete Nacional?

Eso lo iremos hablando más en el tiempo. No son momentos para condicionar o plantear pedidos de ese tipo. Para acompañar al presidente no ponemos la condición de cargos. No pensamos la política de esa manera. Por supuesto que evaluaremos, debatiremos sobre la representación que creemos debe tener la Coalición Cívica. Tanto en la legislatura como en el parlamento nacional. Pero ahora, no son esos tiempos.

-¿A quien prefiere como compañero de fórmula de Larreta?

Nosotros tenemos respeto y confianza en el Jefe de Gobierno. La elección del compañero o compañera de fórmula es una cuestión de muchísima confianza de quien encabeza la nómina. Confiamos, tanto en Larreta como en Vidal y Macri, en sus determinaciones. Si nos consultan daremos nuestra opinión.

– ¿Que tiene pendiente, mirando hacia adelante, el gobierno de la ciudad?

Para esta segunda etapa tendríamos que intensificar algunos procesos de transformación que se fueron dando. Seguir transformando la educación, las políticas culturales, mejorar el transporte y la movilidad pública. Para los próximos cuatro años yo potenciaría eso.

-Hay una impronta recaudatoria en la gestión de Larreta, lo señala mucho la oposición. Teniendo en cuenta que Buenos Aires es la ciudad más rica del país, ¿no se podrían haber planteado políticas que alivien la presión que tiene el vecino por la situación económica actual?

Creo que en una nueva etapa hay que sentarse a debatir un nuevo sistema impositivo que le mejore la situación, principalmente, a las pymes y emprendedores. Ellos son los que, a pesar de la situación difícil que está atravesando el país, sostienen empleo genuino en la ciudad y en el país. Debemos pensar en otro sistema tributario o de recaudación que aliviane los costos en Ingresos Brutos u otro tipo de impuestos o tasas. Este es otro tema que la Coalición Cívica va a plantear seriamente y no solo en la ciudad, también a nivel nacional.

-No es solo una cuestión de tasas o impuestos, la impronta recaudatoria se observa en otras propuestas como los parquímetros…

Los parquímetros, en algún punto, tiene un fin recaudatorio. Pero, también, tienen que ver con un ordenamiento del espacio público que es un bien escaso. Las grandes ciudades del mundo tienen serios problemas de congestión que se resuelven desalentando el auto particular y mejorando el servicio de transporte público.

-La oposición denuncia que no es cierto que el gobierno haya construido 30 escuelas…

Hay 30 ya construidas, terminadas, y el plan de 54 escuelas se van a terminar en un proceso que abarca 2019 y parte del 2020. Por presidir la Comisión de Educación estoy encima del tema, las recorro, es una tarea cotidiana. Las visité con legisladores de la oposición.

-Usted ya no puede ser reelecto en la ciudad… ¿lo imaginamos en el parlamento nacional futuro?

Después de ocho años como legislador, me voy con un balance positivo. Es una evaluación personal y colectiva de mi equipo. Ojalá que ese balance también lo hagan distintos actores que estuvieron este tiempo acá, en la legislatura. Hay una posibilidad que pueda ser diputado nacional, pero no es algo que me esté preocupando. Estoy dispuesto a estar donde sea más útil.

-¿Es un déficit que Cambiemos no se haya conformado en la ciudad, que el radicalismo no terminó por acompañar la gestión de Larreta?

A las diferencias no les tengo miedo. En Cambiemos no somos idénticos. Es verdad, puede ser una de las cuestiones pendientes en lo que es el armado de un interbloque en la Legislatura. Pero, también recordemos que se firmó un acta acuerdo de compromiso de conformación Cambiemos. Ojalá que, camino a las PASO de agosto, podamos encontrar una apuesta en común entre todos para lograrlo. Si eso no es posible, el ADN de Cambiemos estará más que representado en las candidaturas que pondremos a consideración de la ciudadanía.

– Como juzga la actitud de Stornelli, ¿debería haberse presentado ante el juez Ramos Padilla?, ¿debería haber entregado su celular?

Yo creo que está mal manejado por el juez Ramos Padilla. En todo caso tendrán que ser los organismos judiciales quienes determinen lo que corresponda con la actuación de un juez o de un fiscal. Nosotros somos muy respetuosos de la justicia. Lamentablemente el juez Ramos Padilla ha quedado preso de cierta lógica del kirchnerismo al querer plantear algunas cuestiones que van más allá de la investigación vinculada a D´Alessio. Nosotros no tenemos nada que esconder, siempre hemos denunciado a la AFI oficial y también a la contrainteligencia o sus agentes inorgánicos en varios gobiernos. Hay que terminar con todo este tipo de operaciones que merodea la política y la justicia. Hay que trasparentar y tener cuidado de no dar marcha atrás con las causas de corrupción que se investigan en el país.

-No juzga la actitud de Stornelli…

No lo juzgo. No lo hago porque hay otro trasfondo por el cual gran parte de esta situación está ocurriendo. Hay sectores empresarios y políticos que quieren hacer caer la causa de los cuadernos vinculados a la corrupción de obra pública y subsidios al transporte y energía. Esto tiene que ser resuelto, tenemos que terminar con toda esta basura de las escuchas y las operatorias ilegales.

– En esas causas, la de escuchas ilegales, aparecen involucradas Oliveto y Carrió. ¿pone las manos en el fuego por ellas?

Por supuesto. Las conozco desde hace muchísimo tiempo. Ellas fueron víctimas de distintas operaciones de agentes de la ex SIDE y actual AFI. Pongo las manos en el fuego por ellas. Tengo muchísima confianza y claridad de cómo trabajan las investigaciones que han hecho. Muchas veces uno recibe distinto tipo de información, de distinto tipo de fuentes, porque hay confianza de muchas personas que no quieren llevar esos datos o información a otros lados porque no confían en el fiscal o juez federal. Es inadmisible plantear que Carrio y Oliveto son parte de una asociación ilícita vinculada a los servicios de inteligencia en la argentina