Después de una jornada que tuvo olor a carapintada el presidente Alberto Fernández emitió un mensaje desde la quinta presidencial mostrándose firme ante el reclamo de un sector de la policía bonaerense, con sus armas reglamentarias, estuvieron apostados frente a la residencia de Olivos durante toda la jornada. “Vamos a darle una solución a la provincia de Buenos Aires, pero no vamos a aceptar este modo de protesta”, aseguró para después solicitarles que “amigablemente, democráticamente, depongan esta actitud”.

Después señaló: “Espero que reflexionen y que cesen cuanto antes con esta mecánica”, refiriéndose a las protestas que integrantes de la Policía Bonaerense llevan adelante en distintos puntos de la provincia. “Todos queremos ir resolviendo los problemas que la Argentina tiene, pero vamos a hacerlo cumpliendo las reglas de la democracia y respetando la institucionalidad”, remarcó Fernández acompañado por el gobernador bonaerense, Axel Kicillof; la vicegobernadora Verónica Magario; el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa; el presidente del bloque del Frente de Todos en esa Cámara, Máximo Kirchner, el ministro del Interior, Eduardo de Pedro y 35 intendentes bonaerenses.