El presidente Alberto Fernández dialogó este lunes con legisladores opositores en dos video conferencias. Los hizo desde la quinta de Olivos, acompañado por el titular de la Cámara Baja, Sergio Massa y quien preside la bancada oficialista, el diputado Máximo Kirchner. Fue el tercer encuentro del presidente con los bloques opositores en 7 meses con agenda abierta, por lo que se abordaron diversos temas. En la primera de las reuniones, que comenzó 17:30 y se extendió hasta pasada las 19:00, participaron diputados y senadores de Juntos por el Cambio.

Tras el saludo de rigor los legisladores de Cambiemos hicieron varias reflexiones. El Senador Naidenoff señaló la necesidad de poner en valor la convocatoria y la oportunidad de mantener una reunión conjunta, destacándola como algo muy positivo. Habló de “recuperar de espacios de confianza”, y un acuerdo dialogo post pandemia para reconstruir el dialogo entre el gobierno y la oposición. El diputado Christian Ritondo afirmó que su espacio político asume los errores, pero “queremos que el gobierno asuma también los propios”.

El Presidente volvió a plantear su vocación de dialogar con todos los sectores. “Creo y valoro el dialogo. Poder hablar y escuchar. Y respetarse. Es central para que el dialogo funcione. Juego de ida y vuelta es. Una condición central. Lo reivindico”, comentó. Sin embargo, Fernández dijo que para construir ese diálogo es necesario desarrollar gestos que fortalezcan la confianza. En ese contexto refirió a un hecho reciente al señalar que “no se puede confiar si alguien muere y en un momento se convierte en una víctima de mi vicepresidente. Es difícil construir confianza desde allí”, para rematar: “Me dolió vivir eso esa semana. Respetémonos”. También pidió a los opositores no poner al pueblo en contra de la cuarentena, “tienen mil formas de protestar, no hace falta exponer a nuestro pueblo. Cada marcha hizo que suban los casos”.

El presidente recordó que su gobierno está desarrollando políticas equitativas con distribución federal de recursos. “Dimos 120.000 millones a las provincias. No las dejamos solas.  Los argentinos quieren que dejemos de pelearnos”. Después, hablándole al diputado mendocino Alfredo Cornejo, le comentó: “Mendoza recibió 16.000 millones de pesos. Queremos que Mendoza no se vaya”.