El presidente Alberto Fernández anunció que la nueva fase del aislamiento obligatorio finalizará el 7 de junio, aunque también señaló que «durará hasta que tenga que durar». Lo hizo en la noche de este viernes en conferencia de prensa realizada en la quinta de Olivos acompañado del Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta y del gobernador bonaerense, Axel Kicillof.

El presidente también comentó que caducan los cinco millones de permisos (2 millones dentro de la ciudad de Buenos Aires) para circular, habrá un nuevo reempadronamiento, seguramente con la intención de reducir su cantidad. La preocupación central está en el área metropolitana definida como el AMBA. Esta región que une la ciudad de Buenos Aires con el Gran Buenos Aires, esta entregando el 87,5% de los contagios en los últimos 14 días. Así y todo el presidente se mostró satisfecho con la conducta de la sociedad al señalar, «logramos, en un tiempo difícil de la Argentina, unirnos para cuidar la salud de todos. Pero queda mucho por delante. Les pido que no aflojen». 

En el ida y vuelta con la prensa Fernández fue contundente al responder una pregunta que apuntaba a quienes están angustiados por el encierro que están teniendo desde hace más de 60 días. «¿Es angustiante salvarse? Es angustiante enfermarte. Angustiante es que el Estado te deje solo y te diga arreglate. Estamos en una pandemia que mata gente ¿lo entendemos? Acá están pasando cosas serias y por eso actuamos como actuamos». 

También se destacó que habrá más testeos en especial en los barrios empobrecidos tanto de la ciudad como la provincia de Buenos Aires, Chaco y Córdoba. «Vamos a tener más contagiados porque habrá más testeos» destacó el primer mandatario apuntando que todos los que necesitaron del hospital público fueron atendidos. En esta misma dirección Larreta señaló que el solo están ocupadas el 15% de las camas de terapia intensiva.