Mostrando compromiso con lo asumido en el discurso de asunción, y celeridad en la toma de determinaciones, el presidente Alberto Fernández firmó en la noche de este viernes el decreto de intervención de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), por un plazo de 180 días. Designó y puso en funciones a la fiscal nacional Cristina Camaño quien se reunió en la Casa Rosada con el primer mandatario y el Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero. La misión inicial de la interventora en la ex SIDE será hacer un diagnóstico del estado del organismo explicó Cafiero señalando que “se va a llamar a todo el personal para conocer las tareas que están cumpliendo. Si no cumplen una función que la intervención considere adecuadas, se va a redefinir una nueva tarea. Y si había gastos reservados que no son consecuentes con esa línea irán, como anunció el presidente, al plan de lucha contra el hambre”.