El presidente Alberto Fernández anunció en conferencia de prensa este lunes que firmó un DNU por el que el Estado interviene la empresa Vicentin. “Dispusimos la intervención del Grupo Vicentin y enviamos al Congreso una ley de expropiación para garantizar el funcionamiento de la compañía y los puestos de trabajo. Es una respuesta a la preocupación del mercado, pero también una decisión estratégica para la economía”, afirmó el primer mandatario.

Se trata de una cerealera con 7 mil trabajadores que entró a fines de 2019 en proceso de convocatoria de acreedores después de haber accedido a sucesivos millonarios créditos estatales de parte del gobierno de Macri, la mayoría de ellos otorgados por el Banco Nación, aunque también tiene deudas con el Banco Provincia y el Ciudad de Buenos Aires.

Vicentin será intervenida por 60 días, todos sus activos serán parte de un grupo fiduciario que estará a cargo de YPF Agro. El economista Gabriel Delgado será el interventor y el Gobierno enviará al Congreso un proyecto de ley para la expropiación, que declarará a la compañía de utilidad pública.

“Los argentinos tenemos que estar muy contentos porque estamos dando un paso hacia la soberanía alimentaria”, aseguró Fernández al hablar de un mundo pospandemia que va a poner a los alimentos en el centro de la discusión.