Veinticuatro horas después de haberse conocido la denuncia del pago de precios que superaban los montos de referencia impuestos por la Sigen en artículos comestibles incorporados a la canasta que distribuye el Ministerio de Desarrollo Social que conduce Daniel Arroyo, el secretario de Articulación de Política Social, Gonzalo Calvo, dio un paso al costado apartándose de su cargo.

Su desplazamiento se produjo después que el presidente Alberto Fernández diera la orden de cancelar el pago destacando que el Gobierno no puede pagar más de lo que fija como precios máximos. Fernández también destacó que los proveedores de le plantaron al Estado en plena emergencia. “No permitiremos abusos ni casos de cartelización de parte de los proveedores”. Los productos de la canasta del Ministerio contienen leche, aceite, azúcar, harina, fideos y lentejas por un monto cercano a los 400 millones de pesos.