En las últimas 24 horas la Covid-19 más de medio millón de casos y más de 10.000 defunciones tuvo el mundo, elevando los totales a 85,7 millones y 1,85 millones, respectivamente, de acuerdo a la base de datos de la universidad Johns Hopkins.

El crecimiento de la segunda ola de la pandemia amenaza con un confinamiento total en Europa y en este contexto, varios países decidieron endurecer las restricciones para detener un virus que presentó al menos tres nuevas variantes y una de ellas, la descubierta recientemente en el Reino Unido, sería, según expertos, hasta 74% más contagiosa que la original.

Las medidas, justamente, se reforzaron en Inglaterra, donde el nuevo confinamiento que se iniciará el miércoles estará vigente hasta marzo próximo, adelantó Michael Gove, encargado de la coordinación de la acción del Gobierno, al canal Sky News.

La primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, también anunció una nueva cuarentena total para la región durante todo enero desde este martes y ante los crecientes rumores sobre un posible viaje del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recordó que los extranjeros solo podrán ingresar por «motivos esenciales».

Estados Unidos, donde ya se detectó la variante británica del coroanvirus, continúa a la cabeza de los países más afectados con 20,9 millones de casos y 355.650 decesos, tras sumar 180.477 y 1903, respectivamente, en las últimas 24 horas.

En el Reino Unido, las recientes medidas adoptadas buscan frenar el aumento de enfermos que amenaza con saturar a los hospitales, donde se atiende diariamente a unos 26.600 -un 40% más que en el primer pico de la pandemia, en abril-, al tiempo que prevé inocular a unas 13 millones de personas para mediados de febrero, gracias a una aceleración de la campaña con las vacunas de Pfizer/BioNTech y AstraZeneca/Oxford.