Imposible no recordar la imagen de aquel muchacho manifestándose, años atrás, en contra del cepo expresando a viva voz ante el cronista de la TV que quería comprar dólares para su habitual viaje a Punta del Este. Imposible no ligar aquella instantánea a esta novedad que el Jefe de Gabinete Marcos Peña anunció este martes en un reportaje radial. El gobierno analiza subir impuestos para viajar al exterior.

“Es algo que está sobre la mesa que algunos sectores lo vienen planteando por un tema de déficit de cuenta corriente que tenemos”.  Uno de los mecanismos para alcanzar una mayor recaudación es subir la alícuota de los pasajes al exterior del 7% al 15% (el gobierno actual ya la había aumentado del 5% al 7% en enero del año pasado). También avanzarían con las compras con tarjetas de crédito en el exterior con una recarga impositiva mayor a la actual que llegaría al 15%. Tampoco se descarta la posibilidad de un dólar para el turista con una cotización superior a la que fija la pulseada cotidiana entre el Banco Central y el mercado cambiario. El costo de viajar fuera del país ha crecido al ritmo del dólar, promediando un 35% en los últimos 60 días. De esta forma los viajes al exterior van quedando limitados solo a los sectores de más poder adquisitivo.