La costa de San Isidro desbordó de gente este sábado en lo que fue una juntada comunitaria tan grande como la de Vicente López el fin de semana pasado. Desconociendo toda sugerencia de las autoridades para mantener aislamiento social, mucho más en estos días de crecimiento en el contagio con coronavirus, miles de personas llegaron hasta la ribera sanisidrense para disfrutar de un día cálido con sol.

Según pudo constatar Causa Pendiente en una recorrida por esta región norte del Gran Buenos Aires, el grueso de los paseantes pertenecía a una franja etaria juvenil. Hubo de todo, mateadas, picnic y juego de pelotas ante la pasiva mirada de las autoridades policiales locales que, esporádicamente, paseaban con su móvil por la calle que bordea el tren de la costa. Se hizo difícil encontrar un lugar para estacionar y las motos de alta cilindrada se pavoneaban mostrando sus lustrados caños y motores.

Cuando el cronista le consulto a un agente policial porque no planteaba al menos alguna sugerencia a las personas que en forma desaprensiva menospreciaban la posibilidad de contagiarse o ser vectores del virus, la respuesta fue que no había una orden de las autoridades municipales en ese sentido. Sin embargo, hasta hace pocos días los patrulleros locales paseaban por las calles del distrito haciendo escuchar por altavoz las recomendaciones de quedarse en casa y mantener distancia social. Hubiese sido un buen recurso hacerle escuchar hoy a los vecinos semejante recomendación.

La recorrida del cronista continuó por Tigre, un distrito que suele reunir un público visitante de perfil social distinto al local de San Isidro. La postal fue bien distinta. No hubo aglomeraciones en los espacios verdes. Algunos vecinos caminando a distancia unos de otros, sin desplegar lonas en los amplios espacios verdes que tiene una de las principales puertas al delta bonaerense. La policía local en este distrito continuó realizando la misma tarea que viene haciendo desde el inicio de la pandemia, control y sugerencias para mantener el saludable aislamiento en tiempos de pandemia.