Dos municipios de distintas regiones del país han ingresado en alerta sanitario. Se trata de Esquel y Tandil, ambas se encuentran en el límite de su capacidad para recepcionar pacientes en terapia intensiva. A la ciudad chubutense tiene las seis camas de terapia intensiva del Hospital ocupadas, cinco de ellas por personas con COVID-19. Además, al menos el 50% de las camas también se encuentran ocupadas por pacientes afectados por la pandemia.

La información fue confirmada por el director del nosocomio, Sergio Cardozo, quien además aseguró que si bien se está haciendo una colecta para conseguir insumos, desde Provincia se están mandando equipos: “Lo que sucede es que lo que se manda desde el Ministerio son equipos armados que tenemos que desarmar para poder usarlos en las distintas áreas y a modo de evitar hacerlo, hubo una iniciativa del personal de conseguirlos por otro lado para no tener que usar esos”, explicó en Radio Nacional.

Por su lado Tandil está al borde del colapso sanitario por el repentino aumento de paciente internados en Terapia Intensiva. En todo el distrito hay 35 camas UTI, 23 de las cuales están ocupadas por pacientes con coronavirus. Otra siete atienden a pacientes con diversas patologías y solo 5 quedan libres. La información fue dada por fuentes de la Municipalidad local al diario Página 12.

Las camas UTI disponibles están distribuidas en una Unidad UTI, otra en la unidad coronaria de la Nueva Clínica Chacabuco, una en el área de cuidados respiratorios intermedios del Hospital Municipal «Ramón Santamarina» y dos en el de Niños «Dr Debilio Blanco Villegas» equipadas para adultos.