El juez federal Julián Ercolini quedó a cargo este jueves del juzgado vacante del fallecido Claudio Bonadio, tras resultar sorteado para asumir como subrogante durante un año o hasta que se designe nuevo titular por concurso. Reemplazará desde el 12 de febrero a su colega Marcelo Martínez De Giorgi, quien subrogó el juzgado por un año, un plazo que no es prorrogable, por lo cual la Cámara Federal convocó a nuevo sorteo, informaron fuentes judiciales.

Las subrogancias de juzgados vacantes duran un año y como aún el concurso para cubrir el puesto de Bonadio «prosigue su trámite ante el Consejo de la Magistratura» se convocó al nuevo sorteo para nombrar a un nuevo magistrado suplente.

Martínez De Giorgi asumió en el juzgado de Bonadio el 11 de febrero del año pasado y entre las causas que llevó de manera paralela a su labor en el federal 8 está la de presunto lavado de dinero vinculado a una cuenta del fallecido fiscal Alberto Nisman en Estados Unidos. Una de las últimas medidas que tomó fue disponer la inhibición de bienes de los imputados en esa causa, la madre y hermana de Nisman, Sara Garfunkel y Sandra Nisman, el técnico informático Diego Lagomarsino y el empresario Claudio Picón

Esta pesquisa quedará ahora a cargo de Ercolini, quien como titular de su juzgado, el federal 10, lleva también la causa que investiga la muerte del fiscal Nisman.