La noticia, publicada por varios portales, señalando la posibilidad que el gobierno porteño levante el proyecto de universidad docente (UniCABA) desató la furia en varios integrantes del bloque Vamos Juntos de la Legislatura Porteña. El enojo no es contra los portales, más bien se focaliza en quien alimentó esa versión, sospechando que salió al ruedo por algún integrante del propio bloque.

En los amplios pasillos del Palacio Ayerza admiten que es cierto que el tema se abordó en una reunión cerrada donde solo estaban los 34 diputados, pero jamás se aventuró la posibilidad de levantar el proyecto. El titular de la Comisión de Educación, Maximiliano Ferraro, fue el primero en salir al cruce desmintiendo esa posibilidad. El diputado de la Coalición Cívica viene sosteniendo como puede los embates de la comunidad docente en los plenarios donde se está debatiendo el tema. El oficialismo no ha enviado a ningún defensor del proyecto. Todo lo que se ha escuchado en estas reuniones son críticas que provienen de docentes y alumnos de los 29 profesorados. Ferraro asegura que en las próximas semanas vendrán especialistas y funcionarios a exponer sobre las bondades de la iniciativa. También destaca que, si bien el bloque oficialista tiene los votos necesarios para aprobar la ley, buscará el máximo consenso posible. Una aspiración que se traduce en alcanzar 38 o 40 voluntades de los 60 legisladores que componen el cuerpo legislativo de la ciudad.