Después del escándalo sucedido días atrás en las puertas del palacio Ayerza, que incluyó represión sobre trabajadores de la salud que reclamaban por un antiguo pedido de ser reconocidos como profesionales en el escalafón laboral, la legislatura porteña sesionó este jueves con varios temas pendientes de debate. Respecto a la represión al personal de Salud la diputada Victoria Montenegro (Frente de Todos), tras definir la situación como vergonzosa, pidió el tratamiento sobre tablas de una declaración sobre el tema pero no tuvo éxito. Los bloques que responden a Larreta desconocieron lo sucedido.

Con anterioridad los legisladores aprobaron la Ley de Prevención de la Ludopatía. Lo hicieron con lo votos del oficialismo (37) recibiendo 15 negativas y 4 abstenciones.  El debate comenzó con una dura crítica de la diputada Myriam Bregman (PTS – Frente de Izquierda) al proyecto, definiendo la aprobación del juego on line en la ciudad como una puerta de entrada para el lavado de dinero proveniente del narcotráfico. El mismo camino siguió su par de izquierda, Gabriel Solano (Frente de Izquierda de los Trabajadores-PO), ironizando que la normativa «armó un negocio gigantesco para defender intereses sectoriales, empresariales que ya están creados».

Se encargaron de defender la ley impulsada por el Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, varios legisladores del interbloque oficialista, entre ellos Marcelo Guouman (UCR/Evolución) quien aseguró se busca con esta nueva normativa fortalecer el autocontrol de aquellas personas que padecen esta enfermedad.

La diputada Claudia Neira argumentó porque los diputados que integran el Frente de Todos se abstuvieron de acompañar el proyecto. «Lo que estamos haciendo aprobando esta ley es regular el juego on line que le genera a la ciudad unos 7 mil millones de pesos por año», ingresos que «se logran arriesgando la salud de la gente», sentenció. «Cuando hablamos de ludopatía estamos hablando de salud «, remarcó para destacar la necesidad de priorizar el cuidado mental de las personas adictas al juego.

El diputado Hernán Reyes (Vamos Juntos) afirmó que «es necesaria una ley de (prevención) ludopatía». Coincidió con él Sergio Abrevaya (GEN). Lo hizo soltando frases armadas a medida de los intereses del oficialismo, aunque aclarando que votaría en contra de uno de los tres despachos enmarcados en el debate, el que amplía el juego on-line según su propia interpretación.

María Sol Mendez (Vamos Juntos) negó afirmaciones de Solano señalando que no se niega posibilidad de jugar a quienes perciben planes sociales. También destacó que no cree necesario prohibir la publicidad de juegos on-line. «No estamos ampliando el juego», aseguró para destacar que buscan cuidar a la gente. En la misma línea se manifestó el oficialista Roy Cortina (Socialista).

Insólito fue el argumento de Juan Facundo del Gaiso (Vamos Juntos) quien, en su discurso, le pidió a los clubes de futbol de nuestro país que imiten al club Real Sociedad de España, cuyos socios se negaron y votaron en contra de recibir dinero de la publicidad de juegos on-line. Es decir, del Gaiso le pide a los clubes que hagan lo que no hace la ciudad. Más aún la Coalición Cívica, partido al que pertenece este legislador, fue impulsora de la ley que autorizó el juego on-line en la ciudad hace casi dos años atrás. El miembro informante el día del debate y aprobación en la Legislatura fue el hoy diputado Nacional y titular del partido, Maximiliano Ferraro.

Finalmente, Diego García Vilas (Vamos Juntos), destacó «estamos trabajando sobre una adicción que es el juego patológico», aclarando que la ley que habilita el juego on-line ya fue aprobada en diciembre de 2018. «La prohibición no es el camino», señaló el diputado justificando la aprobación de la ley al entender que se habilitó lo que ya existía clandestinamente. Un interrupción de la diputada María Rosa Muiño (Frente de Todos) le señaló que aquella aprobación lo que hizo fue potenciar las posibilidades para quienes sufren la patología del juego.