Desde el próximo viernes los subtes porteños se detendrán en las estaciones cabeceras y en aquellas que tengan transferencias o conexión con otras líneas. Además, tal como sucederá con todos los demás servicios de transporte público, no podrán viajar pasajeros parados, todos deberán estar sentados.

El Jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, destacó la necesidad de tomar estas determinaciones, coordinadas con Nación, para evitar la concentración de gente. “Hay que dejar el servicio, pero apuntando a reducir lo más posible el público usuario”. Larreta aseguró que la cantidad de pasajeros se redujo un 50% en estos días.