En la madrugada de este jueves, después de 10 horas debate, el Senado aprobó con 37 votos a favor y 30 en contra la ley que plantea retrotraer las tarifas de servicios públicos a noviembre del año pasado y una suba relacionada con la inflación. El Jefe de Gabinete anunció que el Presidente ya vetó la ley. 

En lo que representa una derrota política para el gobierno la cámara alta le dio el visto bueno al proyecto después de un extenso debate en el que hubo todo tipo de argumentos, chicanas y advertencias sobre las consecuencias de mantener el precio de las tarifas de los servicios públicos en niveles imposibles de afrontar para el grueso de la información. La ex presidenta Cristina Fernández expuso durante casi 50 minutos planteando quienes ganan con el incremento de las tarifas, señalando que se trata del grupo de funcionarios cercanos al Presidente Macri que son empresarios de los sectores beneficiados por el aumento. «Es mentira ue se terminaron los subsidios, ahora son los ciudadanos los que están subsidiando la rentabilidad de las empresas», remató la senadora en ese tramo de su discurso. Fernández también defendió las políticas energéticas de su gestión y le recordó a la Vicepresidenta Gabriela Michetti un tuit suyo en el 2015 criticando el aumento de las tarifas. El senador Miguel Ángel Picheto, por su lado, planteó que el veto representa el fracaso de la política. Criticó al gobierno por no haber construido un puente de negociación que evite llegar a esa instancia, la del veto. Negó que haya tenido reuniones con funcionarios que trajeran nuevas propuestas y recordó que el gas tuvo un aumento de 1157 por ciento, la electricidad del 371 por ciento, y el agua un 484 por ciento en los dos años de gestión.