A través del Índice de Salarios el Indec dio a conocer que el salario real no tocó piso en mayo y volvió a caer 0,3% respecto a los niveles de abril. De esa forma, en comparación con el mismo mes del año pasado, la pérdida del poder adquisitivo de los asalariados fue de 12%. Más sufrieron fueron los asalariados no registrados: respecto a abril, su ingreso cayó 3,2% en términos reales y en el último año acumuló una baja de 16%. Según el Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET) desde que arrancó la gestión Cambiemos la contracción real fue de 16,4%.