El rugby sevens participará de los Juegos Olímpicos de la Juventud por segunda vez, tras un gran debut en Nanjing hace cuatro años, donde las mujeres australianas y los varones franceses obtuvieron medallas de oro.

Los Juegos son una parte importante del desarrollo de los aspirantes a deportistas olímpicos, con talleres fuera del campo de juego que son tan importantes como la acción dentro del mismo. En Buenos Aires, la competencia de varones tendrá al anfitrión, y medallista de plata en 2014, Argentina, Francia, Japón, Samoa, Sudáfrica y Estados Unidos compitiendo por medallas. Por el lado de las mujeres, competirán Canadá, Colombia, Francia, Kazajistán, Nueva Zelanda y Túnez.  En el torneo masculino debutarán en los Juegos Olímpicos de la Juventud Samoa y Sudáfrica, mientras que Colombia, Francia, Kazajistán y Nueva Zelanda participarán por primera vez en el evento femenino. Los equipos fueron confirmados y ratificados por World Rugby y el Comité Olímpico Internacional tras una selección hecha por los respectivos Comités Olímpicos Nacionales.

En total, 144 jugadores, de entre 16 y 18 años, participarán del torneo, con representación de un equipo masculino y otro femenino por cada una de las seis asociaciones regionales de World Rugby; estos equipos surgieron tras una serie de eventos de clasificación en 2017 y 2018. El rugby sevens es uno de los 32 deportes que se presentarán en Buenos Aires 2018 y la competencia de rugby sevens se desarrollará en la sede de La Boya del Club Atlético San Isidro, en esta tercera edición de los Juegos Olímpicos de la Juventud. El Presidente de World Rugby Bill Beaumont dijo: “La confirmación de los equipos participantes es un mojón importante en el camino a los Juegos Olímpicos de la Juventud, Buenos Aires 2018, y un momento inolvidable para los chicos y chicas que están buscando representar a sus países y su deporte en el escenario olímpico.” “Las experiencias que tendrán nuestros jóvenes aspirantes a olímpicos en Buenos Aires, a través de un programa de relacionamiento y de iniciativas educativas, ayudarán a redondear las personalidades de las mujeres y varones en que se convertirán. Competirán dentro del espíritu de juego limpio, apreciarán la importancia de competir en igualdad de posibilidades y llenarán de orgullo a sus familias, países y su deporte.”