Unos 3,5 millones de alumnos de nivel inicial, primaria y secundaria volvieron a las clases presenciales este miércoles en las escuelas públicas y privadas de 40 municipios bonaerenses del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y de otros distritos del interior provincial.

Es como consecuencia que el AMBA dejó de ser zona de “alarma epidemiológica” por el descenso de casos de coronavirus, pasando de fase 2 a fase 3. Además de los municipios del Gran Buenos Aires, vuelven también a las aulas 21 distritos del interior de la provincia que saltaron de fase. «Estamos observando una caída de más del 30 por ciento de los casos diarios en tres semanas. Esta es la consecuencia directa de las medidas de cuidado», comentó el gobernador Kicillof al anuncia el regreso a la presencialidad en las aulas. Según los datos oficiales, la provincia registró un pico de 12.008 casos diarios en la semana del 17 al 23 de mayo; a la semana siguiente bajó a 10.973, luego descendió a 9.950 entre el 31 de mayo y el 6 de junio; y finalmente se ubicó en 8.294 entre el 7 y el 13 de junio.