El presidente Alberto Fernández ratificó este lunes desde Ezeiza, que el gobierno no cederá ante las presiones de quienes impulsan una devaluación. En línea con lo que había manifestado el Ministro Guzmán, respondiendo a titulares de los principales medios opositores, el primer mandatario afirmó que «devaluar es una máquina de generar pobreza» señaló para enfatizar que lo que su gobierno busca es una «Argentina que crezca, que se desarrolle, que produzca trabajo y exporte. Así queremos conseguir los dólares».

Fernández encabezó un acto de entrega de viviendas para familias de las provincias de Buenos Aires y Río Negro que habían comenzado a construirse, bajo el paraguas del plan Procrear, bajo la presidencia de Cristina Fernández y después paralizadas en los cuatro años de Macri en la Casa Rosada. En este contexto el presidente resaltó que la tarea de su gobierno es «llevarles soluciones a los que más necesitan», «vinimos para hacernos cargo de los problemas de los argentinos». También destacó: «Me tocó terminar las obras que iniciaron Néstor y Cristina, orgulloso de hacerlo» describió Fernández. Y precisó «este día, en donde le estamos dando un techo a familias que lo merecen y lo necesitan es el mejor homenaje que le puedo hacer a Néstor».